« Saisho Magazine

INVERTIR CON ARTE, una opción diferente

invertir con arte

Dificultades para invertir en arte

Empecemos señalando riesgos y debilidades que un inversor puede identificar en una potencial compra de una obra de arte. Si tras leer este artículo crees adecuado comenzar tu colección de arte e invertir con arte también te recomendamos leer el artículo en el que hablamos cómo comenzar una colección de arte

No es un activo líquido

No se trata de un activo líquido, sino que para la desinversión se requiere encontrar a un comprador en un mercado incierto, el cual, por otro lado, suele generar elevados costes de transacción, principalmente por parte de galerías y casas de subastas. 

Opacidad

Otro elemento que tradicionalmente ha sido inherente al mercado del arte es su opacidad. No obstante, en los últimos años se está avanzando positivamente hacia una mayor transparencia de transacciones y precios, la cual convergerá seguramente hacia una completa trazabilidad en un futuro. 

Esta opacidad ha contribuido negativamente a que no haya una metodología de valoración comúnmente aceptada, que ayude a aportar una estimación objetiva del valor razonable de cada obra. Frente a esta dificultad histórica, la innovación digital está facilitando pasos de gigante hacia la necesaria democratización del sector.

Barreras de entrada

La compra de arte suele asociarse con ciertas barreras de entrada en el sector. Históricamente, la tenencia de arte se ha vinculado con las clases altas y elevado poder adquisitivo. A día de hoy, la comunidad de coleccionistas de arte es inagotable y, en gran medida, se nutre de clase media (tal y como clasifican los anglosajones con el término affordable luxury) y gente joven. Nadie duda de la dimensión global del mercado del arte actual, desde las primeras economías hasta países emergentes. La venta de arte online ha contribuido a la existencia de este mercado accesible.

Las obras de arte no generan (a menos que se opte por su alquiler) flujos de caja que puedan ser descontados y aporten una renta o dividendos previsibles. En cambio, el riesgo de perder la totalidad de la inversión es prácticamente inexistente, a menos que se haya sufrido un delito de fraude en la adquisición.  

No obstante lo anterior, si se superan estas dificultades, se pueden llevar a cabo inversiones muy rentables. Paradójicamente era Warhol quien decía que “hacer dinero es un arte y los buenos negocios son el mejor arte” … ¿Y al revés?

La importancia del art advisor a la hora de invertir en arte

Parte de estos riesgos del sector sugieren la relevancia de contar con un art advisor, es decir de un asesor en el proceso de compraventa. El hecho de que sea recomendable contar con un experto para llevar a cabo adquisiciones en un sector no es una debilidad, sino una necesidad. 

Pensemos en el mercado de capitales. ¿Acaso todo aquel que invierte en bolsa entiende el destino de sus ahorros? Claro está que el precio de cotización de las acciones de una compañía no es un dato opaco. Cualquiera puede acceder a los estados financieros más recientes de una cotizada. Pero, ¿es fiel reflejo la cotización de esa acción de esos estados financieros? No, ya que existen otros factores que determinan su precio, como las estimaciones a futuro de la compañía y el sector. En una empresa constructora, por poner un ejemplo, la cotización se verá afectada por el pipeline anunciado de nuevos proyectos y sus perspectivas de rentabilidad. Es más, si queremos conocer a partir de las cuentas anuales la rentabilidad de una obra en curso, me temo va a ser complicado. Podríamos invertir en una compañía con una rentabilidad excepcional y, al día siguiente, conocer unas pérdidas enormes derivadas de este proyecto. Este es solo un ejemplo de numerosas casuísticas de elementos de opacidad en una inversión en bolsa que, por otro lado, es la más transparente, al estar tremendamente regulada y publicar periódicamente sus resultados.

Dicho esto, la mayor parte de los particulares no analizan en detalle los estados financieros de las compañías en las que invierten, ni atienden a las presentaciones de sus directivos sobre explicación de resultados y el plan de negocio. Se suelen seguir las recomendaciones de un financial advisor, de modo que se confía en el estudio y buen criterio de un tercero. 

El arte como parte de una cartera de inversión diversificada      

Una característica destacable de la inversión en arte, que guarda especial interés en el complicado entorno financiero y macroeconómico actual, es que no está sujeto a una moneda o geografía determinada, pudiéndose mitigar el riesgo tipo de cambio e inflación. Esto contribuye a que se trate de un activo recomendable en una cartera de inversión bien diversificada, no en vano según el Informe Deloitte Art and Finance de 2017, un 88% de los gestores de patrimonio recomendaron destinar parte del asset allocation de sus clientes a obras de arte.

El Wall Street Journal determinó que durante 2018 el mejor mercado para invertir fue el arte. Se trató de un año complicado para el ámbito inversor en general, con caídas en valoraciones tanto en mercado de capitales como el oro.

No obstante, el mercado del arte mostró una rentabilidad del 10,6%. Sin duda, aquellos que diversificaron su cartera con este tipo de activos, se vieron beneficiados. 

En línea con lo anterior, un análisis reciente de la plataforma neoyorquina de arte Masterworks, a partir de fuentes reconocidas como Deloitte o Citi, ofrece datos muy reveladores si comparamos diferentes mercados de inversión. Partiendo de cifras que muestran para el mercado del arte una mejor media de rentabilidad y menor volatilidad que los sectores tradicionalmente más atractivos para invertir, tales como la bolsa o el mercado inmobiliario, concluye sugiriendo destinar entre un 1,4%-4% de la cartera al mercado del arte

A la luz de este análisis, el mercado de arte se muestra con una baja volatilidad, se trataría por lo tanto de una inversión defensiva, tal y como suele ser el oro. No obstante, el oro cuenta con una clara desventaja respecto al arte: guardarlo en un cajón y no poder disfrutarlo. 

Y vosotros qué pensais, ¿ Creéis que existen otros inconvenientes a la hora de invertir en arte? ¿ Pensáis que hay más pros que contras o viceversa? ¿ Habéis invertido en arte alguna vez y lo habéis hecho asesorados o por vuestra cuenta? Contadnos vuestra experiencia.

Leave a Reply