Marisabel Arias Luzuriaga

AÑADIR A COLECCIÓN COMPRAR
Impresión 90x66 cm Precio: xxx
Hoy Lunes | Marisabel Arias Luzuriaga Autor: Marisabel Arias Luzuriaga Año: 2018 Estilos: Arte Conceptual Materiales: Papel -250 grs/m2, Vinilo adhesivo Técnicas: Mecanografía Medidas: 90x66 cm Disciplina: Impresión Obra única

"En la oficina, el lenguaje está condicionado por la búsqueda de comunicación e información. La materialidad de cada palabra está subyugada a un fin práctico, el olvido sistemático y estructural de sus cualidades visuales se manifiesta en su lectura –obligada y repetitiva–, la cual nos conlleva a los trabajadores de oficina a sentir cierto tedio cuando leemos y escribimos para comunicarnos. A medida que el tedio incrementa, buscamos maneras de evitarlo por medio de software ofimáticos como procesadores de textos que nos permitan programar plantillas para reportes o programas de correos electrónicos en los cuales activamos respuestas automáticas. Esta rutina oficinista implica cierta dosis de soledad, donde el trabajador -cotidianamente – le habla y escribe a una pantalla en un cubículo esperando una respuesta en su silla. En otra parte de la ciudad, en los karaokes, encontramos múltiples posibilidades para una lectura independiente de una regularización lingü.stica, una guiada por la oportunidad de leer en voz alta cada letra. En estos espacios, el lenguaje está configurado como una forma sentida, una experiencia corporal mediada por las luces de colores y la oscuridad del cuarto. En el karaoke, si bien le hablas a una pantalla como en la oficina, el ambiente social en el cual cantas reconfigura la dirección de la lectura de personal a colectiva. Sin embargo, esto no significa que no haya condicionamientos, ya que uno está sujeto al tempo de la pista musicalizada. Es así que nuestros ojos y boca se apresuran o se detienen para seguir la velocidad en la cual las letras ganan color en la pantalla. La oficina de Karaoke Autoortográfico F.S.L. (First Spanish Lesson) tuvo su primera parada en Madrid. A lo largo de seis meses, Marisabel trabajó con una máquina de escribir en una compañía ficticia de aprendizaje de español; delimitó un estricto régimen laboral de 9 a. m. a a 6 p. m., cuya más importante consigna fue tipear solo en España, en las tierras donde se inventó el idioma español. El lenguaje estuvo en manos de una empresa que estaría aprendiéndolo por primera vez a través de ejercicios de tipeo en hojas bond A4 celestes (...)"- Gisselle Girón, 2018

-- Marisabel Arias Luzuriaga