« Saisho Magazine

Dónde VENDER OBRAS DE ARTE: guía infalible

vender obtas de arte

Sabemos que vender obras de arte no es sencillo y menos si no eres experto en el tema. Es normal que no sepas ni por dónde empezar y que te resulte abrumador el tema. Es posible que al principio no encuentres sitios y que al buscar en la web veas demasiados y no sepas bien en cual confiar. Por eso en este artículo te explicamos el proceso que tienes que seguir para que la transacción sea todo un éxito.

Proceso para vender obras de arte

Tomar la decisión

Una obra de arte es un objeto único que tiene cosas que contar. Su historia es valiosa como parte del patrimonio histórico y familiar. En muchas ocasiones se trata de un objeto que ha pasado de generación en generación y así ha dotado de identidad a sus dueños. Si bien existe un beneficio económico, perderás el placer y status que da el tener una obra de arte en tu salón.

Por todo lo anterior nuestra primera recomendación es que pienses muy bien antes de tomar la decisión pues una vez hecha no hay vuelta atrás.

Recabar información de la obra

Independientemente de la época o del medio por el cual quieras vender obras de arte tienes que darte a la tarea de recabar la información que tienes disponible sobre tu obra.

Si se trata de una obra antigua tal vez no tengas la factura o el provenance de la pieza pero sí otro tipo de documentación. Por ejemplo alguna carta, fotografías antiguas, contrato de compraventa, etc. que acredite que la obra es parte de tu patrimonio.

También es importante hagas un recuento de la historia de la pieza y lo sustentes con documentación. Por ejemplo si has prestado la obra para alguna exposición o si se ha publicado en algún catálogo de arte. Bocetos de la obra, cartas del artista o alguna fotografía en donde el artista y la obra aparezcan.

Este tipo de información será de mucha ayuda al momento de tasar y ofrecer la obra a la venta. Mientras más información recabes más probabilidades tendrás de tasar mejor tu obra y a los posibles compradores les atraerá conocer detalles anecdóticos de la misma.

Conocer el tipo de obra de arte que tienes

No necesitas ser un experto en historia del arte para saber esto. Simplemente se trata de conocer qué tipo de obra tienes para saber qué puertas tienes que tocar. No es lo mismo vender obras de arte de un artista consagrado contemporáneo que uno más antiguo.

Estamos seguros de que esta información la sabes de antemano y no es necesario que te pongas a investigar más allá de la información que ya tienes, pues de ello se encargarán los expertos. Simplemente se trata de tener esta información para que acudas al sitio correcto y no estés perdiendo el tiempo en sitios que no se dedican a vender el tipo de obra como la que tú tienes.

Vender obras de arte: elige el sitio perfecto

Existen tres opciones posibles: galerías de arte, casas de subastas y sistemas de mercado de arte.

Galerías de arte

Son por excelencia la opción más tradicional de todas pero no por ello las más eficientes. Una galería es un sistema de compraventa establecido desde hace muchos años y poco ha cambiado. Entrar a muchas de ellas impone, no son realmente sitios en donde uno se sienta bienvenido.

La gran mayoría de ellas no tienen una plataforma digital ni un equipo de desarrollo tecnológico que les permita tener clientes de todas partes del mundo. Pocas serán capaces de contarte la manera en que atraen clientes potenciales. Sus clientes son más bien locales y eso reduce mucho las oportunidades de venta.

Otro punto importante a tomar en cuenta es la manera que tienen de tasar las obras. Generalmente lo hacen sin un rigor que justifique los precios, lo que significa que el valor de tu obra dependerá de la apreciación de una persona y no de criterios rigurosos que justifiquen el valor.

A su favor las galerías cuentan con un espacio físico en donde los clientes pueden ver la obra y decidir comprarla. Algunas tienen muchos años de experiencia y renombre.

Casas de subastas

Esta opción disponible en las ciudades más grandes. Es un sistema que al igual que las galerías tiene mucha tradición aunque la dinámica sea totalmente distinta. Este sistema tasa la obra a la baja y a la alta. Se tasa en base a criterios históricos de venta de obras parecidas.

Con la tasación mínima la obra sale a subasta y aunque se propone un precio de venta ideal nadie puede asegurar que los interesados pujen lo suficiente para llegar a ese valor o que lo superen. Lo cual siempre es un riesgo y tienes que ser muy consciente de ello.

Existen dos modalidades de casas de subastas para vender obras de arte. Las casas de subastas digitales y las físicas. Las físicas son las más tradicionales, su ventaja es que transmiten seguridad y que los interesados pueden ir a mirar la obra físicamente. Su desventaja es que tienen una cartera reducida de clientes locales. Las casas de subastas digitales llevan algunos años en el mercado. En un primer momento suena muy atractiva la idea de vender obras de arte por este medio lo cierto es que los interesados no pueden ver la obra en persona y eso ha creado cierta desconfianza.

Otro punto importante a tomar en cuenta es que una casa de subastas no dará información a los posibles compradores que estén interesados ni los atenderán personalmente porque no es la naturaleza de su negocio. Si bien ellos pondrán tu obra dentro del lote de la subasta no darán asesoría de compra o de inversión y por lo tanto no pondrán en valor tus obras de arte.

La ventaja de vender a través de una casa de subastas es que si tienes suerte y en la puja hay personas con alto poder adquisitivo interesadas en tu obra el precio de la misma puede exceder el precio esperado. No obstante te recordamos que existe la posibilidad de que sea lo contrario.

Plataformas de arte: el mejor sitio para vender obras de arte

Sin duda hoy en día son la apuesta más interesante para vender obras de arte. Son digitales a la vez que físicas. Muchas veces se les confunde con galerías con página web cuando en realidad las plataformas de arte son mucho más. Tienen un equipo de desarrollo tecnológico detrás que pone algoritmos en la web para atraer clientes de todas partes del mundo. Es decir que aunque estén ubicados en una ciudad, su capacidad de alcance trasciende sus fronteras y lo hacen de una manera inteligente.

Tasación rigurosa y transparente

Son transparentes en cuanto a la tasación de sus precios. La manera en que estas compañías tienen de tasar es tomando en cuenta múltiples variables de la carrera profesional del artista y del grado de detalle de las obras. Es decir, que revisan minuciosamente su trayectoria profesional y la catalogan según su grado de relevancia. Por ejemplo un artista que tenga varias exposiciones locales en centros de arte pequeños no califica igual que otro con quizás menos exposiciones pero en centros más relevantes o bien un artista consagrado.

También se toma en cuenta el soporte en el que se ha realizado la obra y el grado de detalle de la misma. Todo lo anterior conforma un algoritmo matemático que tasa la obra de manera rigurosa y justa. Esto es sin duda una de las mayores innovaciones dentro de la venta de obras de arte. Sí, al principio puede sonar extraño pero la idea es genial.

Segmentación de clientes potenciales

Los sistemas de mercado de arte tienen la capacidad de poder segmentar a su público gracias a la ingeniería tecnológica que les soporta. Es decir que tienen la capacidad de atraer clientes interesados en distintos tipos de arte porque pueden segmentar a cada tipo de persona. Así les es posible vender todo tipo de arte: desde artistas emergentes contemporáneos interesantes para invertir en arte hasta artistas consagrados.

Servicio de asesoría personalizada

Una de las ventajas más grandes es que tienen un equipo que asesora a los compradores ya sea vía online o física. Estas empresas se preocupan mucho por tener una comunicación cercana con los compradores para asesorarles en temas de historia del arte, revalorización e inversión en arte. Esto genera muchísima confianza y por lo tanto las probabilidades de que ellos vendan tu obra son mayores.

Dependiendo el tipo de obra que tengas y gracias a la relación cercana que tienen con los clientes, ellos pueden agendar una visita a tu casa para ver la obra.

El sistema de mercado de arte que nosotros recomendamos es Saisho Art. Están ubicados en Madrid pero tienen artistas y clientes de todo el mundo. Son una empresa pequeña pero que está teniendo muy buen performance en el mundo del arte.

Ofrecer en venta la obra

Una vez que has decidido cuál medio vas a poner tu obra en venta tienes que ponerte en contacto para ofrecer tu obra de arte. Este es un paso crítico pues tienes que valorar si tu decisión está siendo la correcta. Generalmente este paso es el que te va a requerir entrar en contacto con tu sexto sentido.

A todos nos ha pasado estar en situaciones que son ideales en papel pero en las que hay «algo» que no nos deja del todo tranquilo. Nosotros te recomendamos que prestes atención a esa voz que no te deja del todo tranquilo. Recuerda que vender obras de arte es algo importante y como tal requiere que confíes en la empresa y/o persona que llevará a cabo la transacción.

Tienes que asegurarte de que sea una empresa seria pues en el mundo del arte suelen existir personas que dicen ser marchantes de arte o art dealers y que en realidad son estafadores. Por ello te recomendamos que te fijes muy bien a la hora de dar más información a la persona que tienes enfrente. Debe ser una empresa constituida que tenga un número de CIF. Es decir que tiene que estar legalmente constituida.

Tasar obras de arte

El siguiente paso después de decidir en dónde poner la obra a la venta es el proceso de tasación. Para ello será de vital importancia toda la información que tengas de la obra.

Dependiendo el sitio tendrán una metodología distinta para tasar tu obra. Lo ideal es que te expliquen la manera en que van a tasar tu obra y los criterios que utilizarán para valorarla. Como mencionamos anteriormente existen empresas que son transparentes en ello y otras que no.

Historia clínica de la obra

Además de la documentación que proporciones es importante también conocer el estado de conservación de la obra. Si ha sido resguardada en condiciones óptimas de temperatura y humedad. Si ha tenido alguna restauración o bien si requiere una para que la obra se conserve íntegra. Todas estas cuestiones modificarán el valor de la obra y por consiguiente el de su tasación.

Sabemos que las obras de arte, sobretodo las de artistas consagrados, pueden llevar mucho tiempo siendo parte del patrimonio familiar. Tal vez desconozcas la historia clínica de la obra pues muchas veces no ha sido documentada. Si es el caso te sugerimos que seas honesto a la hora de dar información. Algunas personas tienen la creencia de que si omiten información sobre las obras la tasación será mayor pero realmente no es así.

El ocultar información es grave y existen muchas consecuencias. La menos grave es que el vendedor se de cuenta y decida no vender tu obra pues así como tú requieres confianza, la empresa también requiere confiar en tí. La consecuencia más grave es que después de vender la obra el nuevo dueño se de cuenta y decida demandarte apelando daños ocultos de la obra.

Acordar un precio al vender obras de arte

Aunque la tasación sugiera un precio, tú puedes pedir otro dependiendo el interés que tengas en vender tu obra de arte. Si no tienes prisa puedes permitirte pedir más dinero del que vale. Toma en cuenta de que si haces esto es posible que los compradores que tienen el poder adquisitivo de comprar obras de artistas consagrados se decanten por opciones que tengan un precio justo y no un precio «caprichoso».

Si tienes prisa por vender la obra puedes valorar el venderla por debajo de la tasación. Esto aumentará el atractivo de la misma y las probabilidades de que vendas más rápido crecen.

Si no tienes claro que hacer, pide el consejo de la persona que te está asesorando pues tendrá la experiencia suficiente como para evaluar tu caso particular. Recuerda que cada obra de arte es única. Acuerda un precio y déjalo en manos de los expertos.

Envío de documentación

Una vez acordado el precio es necesario que envíes copia de la documentación para que la empresa pueda mostrar a posibles clientes. También será necesario que envíes buenas fotografías, con alta resolución e iluminación correcta.

Dejarlo en manos expertas

Una vez llegado este punto lo mejor será que te olvides un poco del tema y lo dejes en manos expertas. Estas transacciones generalmente toman tiempo y muchas veces influyen factores que no están ni en tus manos ni en las de la empresa que está haciendo la transacción.

Si tienes una obra de arte de un artista consagrado y quieres venderla ponte en contacto con nosotros! escríbenos en los comentarios.

Leave a Reply