« Saisho Magazine

INTERIORISTAS Y ARTE: cosas a tener en cuenta

interioristas y arte

Relación interiorismo y arte

El mundo del interiorismo es cada vez más integral, es decir, diferentes disciplinas han evolucionado para ofrecer al cliente un servicio 360. Hoy en día un interiorista es capaz liderar un proyecto desde la obra hasta la decoración y el arte. La relación entre interioristas y arte, es una relación de necesidad, es una forma de poner la guinda al pastel a cualquier gran proyecto que dirija un gran interiorista.

El mundo de la arquitectura, el diseño de interiores, el diseño industrial, el decorador y el marchante de arte se han ido fusionando en una sola figura: el interiorista. Aquí puedes conocer quienes son «Los MEJORES INTERIORISTAS de España».

Esta profesión tiene dos caras de la moneda: la no sexy y la sexy. La primera es el trabajo de obra negra, el tirar muros, cambiar tuberías, encontrar defectos ocultos en las construcciones, llenarse los zapatos de tierra. El lado sexy empieza cuando el espacio empieza a tomar forma. Elegir la pintura, los azulejos, las lámparas, el sofá, etc.

Un buen interiorista sabe que el tema más importante en esta etapa es la incorporación y la elección de arte. Tú puedes elegir tener la textura de moda, podrás comprar accesorios de diseñador, incluir antigüedades pero el arte aporta al espacio otra dimensión. El arte da un status único y es una declaración de intenciones. Así, los interioristas y el arte son uno mismo.

En esta imagen se aprecia el trabajo de los interioristas y el arte. Sin duda el arte dota de estilo a este espacio.

«No estoy tan convencido que el arte sea importante o agregue valor a mi espacio»

Si estas pensando que harás una reforma pero que puedes prescindir del arte te invitamos a hacer el siguiente ejercicio. Cada vez que hojees una revista de decoración o mires cuentas en redes sociales presta atención y busca el trabajo de los interioristas y el arte. Te darás cuenta de que más del 90% de los espacios fotografiados tienen arte en un sitio principal. Una vez que hayas identificado el arte, mentalmente elimínalo y verás que vacíos y sosos quedan las habitaciones.


Lo que puede pasar es que te guste más o menos el cuadro o la escultura; sin embargo, lo que es innegable es que el arte dota a los espacios de carácter y personalidad única. Así que ni de broma se te ocurra negarte a poner una obra de arte.

Los interioristas y el arte = el nuevo marchante de arte

Un buen interiorista conoce el poder del arte y siempre lo incluye en sus propuestas. Cuando hablamos de «un buen interiorista» hablamos de una persona que conoce bien su profesión. Es alguien que es capaz de adaptarse a cualquier presupuesto y hacer un trabajo más que digno.

Así que estamos seguros de que si has sido cuidadoso en seleccionar a un buen interiorista él o ella te hará una propuesta de arte. El perfil de este tipo de profesionales conoce bien el mundillo del arte. Sí, interioristas y arte son casi la misma palabra. Ten por seguro que conocerá galerías o incluso a los artistas mismos. Lo mejor que puedes hacer es estar abierto y escuchar sus ideas y propuestas, recuerda que él o ella son los expertos.

Queremos hacer hincapié en lo anterior pues la mayoría de personas no ha tenido una relación cercana con la compra de arte y puede parecer un mundo intimidante.

El tip número 1 es destinar tiempo y desempolvar la curiosidad para conocer aquello que los artistas han querido expresar. Atrévete a hacer preguntas y conocer el proceso de creación. Hay que quitarse los miedos para disfrutar el proceso de compra.

Cosas que tienen en cuenta los interioristas para proponer arte en sus proyectos

Llegamos al tema central de este artículo: qué es lo importante para los interioristas al momento de proponerte la compra de arte:

Que sea arte original

Si tu interiorista te propone poner una lámina genérica de IKEA, lamentamos decirte que te está tratando de timar. Existe arte para todos los presupuestos. Es cuestión de acercarse al sitio adecuado en donde tengan una amplia variedad de artistas y los puedan asesorar dependiendo el estilo, tamaño, colores.

Proponen arte en muros principales

Los mejores sitios son aquellos que se ven a primera vista. Por ejemplo: sobre el sofá, en la pared de la chimenea o en la pared principal de tu oficina -si necesitas un empujón para poner arte en tu oficina te sugerimos leer nuestro artículo «Razones por las que decorar con arte tu oficina»– . El arte atrae las miradas y genera curiosidad así que siempre es recomendable ponerlo en sitios en donde pueda ser apreciado.

Saben que el arte es una declaración de intenciones

Cada obra de arte cuenta una historia, tiene una genealogía y representa a su dueño. En este sentido tiene que haber una comunicación abierta y franca con el interiorista. Así te ayudará a encontrar una obra que te represente pues será esa obra la que le diga a tus invitados quién eres.

Los interioristas saben -muy en el fondo- que lo primero que hay que elegir es el arte

Piénsalo como si fuera una tarta. El arte no es la cereza que remata la decoración, el arte es el sabor de la tarta. Se trata de elegir una obra central y que la decoración sea accesoria. Nunca al revés, comprar todo el mobiliario y después buscar un cuadro que haga juego con el color del sofá. Sabemos que es arriesgado. Si de verdad quieres que tu casa sea distinta y tenga un statement el orden tiene que ser: primero arte y luego lo demás.

Armonía y proporción

La triste realidad y el peor miedo de cualquier interiorista o marchante de arte es escuchar «mi casa no es un museo». Después de ver varias opciones de cuadros para el salón el cliente decide que quiere ver dos obras en su casa. La primera en formato cuadrado queda simplemente bien, ni mal, ni extraordinaria, digamos una apuesta correcta. Algo decorativo pero sin llegar a ser indispensable. La segunda, era un formato horizontal de un poco menos del doble de tamaño que la primera y quedaba espectacular. El fondo blanco y en medio dos manchas color bermellón resaltaban ese espacio que era más bien pequeño y le daba otra categoría y dimensión. La esposa del cliente estaba fascinada, se le veía en los ojos. El cliente entró en un estado de pánico y aunque le gustaba claramente le daba miedo tener una obra de esa envergadura en su salón. Así empezó a justificarse y a poner un pretexto tras otro. No fue cuestión de presupuesto, fue cuestión de atreverse a tener una voz, a ser osado, a dejar esa timidez sin sentido. El mejor/peor de todas las justificaciones fue: mi casa no es un museo. Contamos esta experiencia para animar a las personas a escuchar a los expertos. Pero sobretodo a dejar que el arte los represente y sea una extensión más de su persona.

Los interioristas eligen arte para centrar la atención

También bien para desviar la atención de detalles que no quieren que sean percibidos. Los interioristas y el arte te salvarán de aquellas miradas indiscretas. Si tu mobiliario es más genérico un interiorista te sugerirá que pongas una obra para que la atención se desvíe hacia ella. Recuerda que el arte dota de personalidad un espacio y que siempre genera temas de conversación.

Buscan obras que tengan una historia o que sean interesantes

Cuando das pie a que el interiorista tenga una buena comunicación contigo y conozca quién eres, lo que te gusta, tus anhelos, etc. él puede seleccionar a ciertos artistas que estén alineados con la manera que tú ves el mundo. Y creenos que no hay nada más satisfactorio que entrar a tu casa todos los días y ver una obra que te recuerde aquello por lo que sales todos los días a trabajar o que te recuerda una época especial en tu vida. Ahora bien, si no hay buena comunicación entre ustedes lo que te aseguramos es que él o ella te presentarán obras correctas pero sin contenido.

Buscan obras interesantes

Este punto está relacionado con el anterior pues hay veces que las obras tienen historias increíbles pero que a primera vista no gustan. Piensa en la primera vez que bebiste cerveza, seguramente no te pareció la bebida más deliciosa del mundo pero poco a poco fuiste apreciando su sabor, pues lo mismo pasa con ciertas obras. Hay que ser pacientes y escuchar lo que la obra o el artista tienen para contar. Ahora si de verdad has escuchado con atención y la obra no te mueve entonces quiere decir que esa obra no es para ti. Mantener una actitud abierta a lo que los interioristas y el arte tienen para decir es el mejor consejo que te podemos dar.

Busca tú por tu cuenta y propón

En la compra de arte es muy común que la gente fantasee. Sí, muchas más veces de las que uno pudiera pensar las personas solemos tener en nuestra cabeza ideas contradictorias de lo que nos gusta y en arte eso es peligroso. Lo mejor que puedes hacer para darle pistas a tu interiorista es mostrarle una imagen de aquello que te gusta y ojo, también de lo que no te gusta. Así le ayudarás a entender lo que realmente estás pensando. Nuestro artículo «17 consejos antes de COMPRAR CUADROS y arte para decorar tu casa» te puede dar algunas ideas.

Cuando no pones arte el corazón del interiorista se rompe en pedazos

Jamás lo confesará pero es verdad! podrás creer que poniendo esas lámparas con bombillas redondas o aquel sofá de terciopelo que está tan de moda tu casa tiene personalidad… lamentamos decirte que eso es falso! esa misma lámpara y sus versiones hermanas la tienes tú y 400 millones de personas más, con el sofá tres cuartas partes de lo mismo. Le falta ARTE! Así que no seaís malos y no romped el corazón de vuestro interiorista.

Ser interiorista no es tarea sencilla pero nos consta que todos y cada uno de ellos es un apasionado de su trabajo. La naturaleza de su profesión les obliga a estar siempre en constante renovación y actualizados en las últimas novedades del sector. En general son personas con mucho estilo y personalidad. Y lo mejor es que les hace muy feliz ver a sus clientes disfrutar sus espacios y saber que han marcado sus vidas para siempre. Así que hacedles caso y poner arte!

Leave a Reply