« Saisho Magazine

Conversando con Yuri Tuma

Cuadros de ciudades

El próximo martes 11 de septiembre podremos disfrutar de una visita guiada a Araña, uno de los últimos proyectos del artista  Yuri Tuma,  quien nos mostrará la intervención lumínica que ha realizado específicamente para La Eriza, en Madrid. Con motivo de este evento hemos charlado con el artista emergente brasileño-americano afincado en Madrid desde hace unos años para saber más sobre su últimos proyectos, la fotografía, la evolución de su trabajo o su selección de obras para Saisho. 
 

¡Hola Yuri! Queremos saber, antes que nada, en qué estás trabajando ahora. ¿Nos puedes contar algo de tus próximos proyectos? 

 
Desde hace dos años me he dedicado a fotografiar, digitalmente y analógicamente, sombras y elementos de luz. Últimamente, además, estoy investigando sobre cómo la arquitectura en vidrio y los espejos afectan y realzan las posibilidades lumínicas y temporales de un espacio, y lo que este hecho representa en nuestra sociedad.
A través de estas dos formas de trabajar he empezado a realizar vídeos y propuestas de intervenciones que exploran la inmaterialidad radical de la luz y del reflejo y cómo eso afecta a nuestra percepción de límites entre exterior y interior. El arquitecto Paul Scheerbart dice que solamente podemos elevar nuestra cultura a un nivel superior si eliminamos la cualidad de encerramiento que tienen los espacios en los que vivimos, y eso me conmueve.

Háblanos de tu selección de obras en Saisho.

Es una selección con la que quiero mostrar un deseo de romper con la expectativa figurativa de la imagen fotográfica, subrayando mi interés por la arquitectura, la geometría y el arte concreto.
 
entrevista a yuri tuma
 

El otro día día hablábamos de la postfotografía, ¿crees que, como dice Fontcuberta, la fotografía ha muerto? ¿Cuál sería entonces el futuro de la fotografía?

 
La postfotografía como la entiendo es una tendencia que niega la creación de imágenes efímeras y promueve el reciclaje del archivo colectivo fotográfico que encontramos en las redes; serían ready made digitales que responden a un momento de saturación visual. Más que una “muerte” de la fotografía creo que estamos en un momento de transformación de la mirada, quizás una más espontánea y superflua del cotidiano, pero que artísticamente tiende a técnicas experimentales de laboratorio y a la abstracción de la imagen.
 

En la vida “real”, en el día a día, ¿cuál crees que es el papel del artista hoy?

 
Creo que un artista tiene que preguntarse valiente y honestamente sobre las cuestiones existenciales que suelen interesar y preocupar al ser humano, casi que de manera altruista, y así crear nuevas lenguajes que imaginen otras formas de elevar la conciencia para pasar de una existencia individual a una colectiva.
 

¿Cómo ha evolucionado tu trabajo desde que empezaste hasta ahora?

 
En el principio de mi práctica exploraba la fotografía de arquitectura como una manera de crear imágenes abstractas y geométricas casi puramente por su valor estético. He tardado años en confiar para salir de la práctica digital y atreverme a crear obras que van mas allá de la imagen impresa o en pantalla, obras con sustancia conceptual. En algún momento dado me atreví a crear instalaciones, a colaborar con moda, a realizar esculturas o video art y hoy en día me sorprendo a mí mismo a explorando con performance. La evolución ademas de plástica fue de auto conocimiento, de tomar riesgos y confrontar mis miedos, cuestionar mi lugar en el mundo. Sin embargo, mis inquietudes han quedado casi que intactas y no han cambiado mucho, y me temo que así sera por un buen tiempo, o quizás para siempre.
 

El martes podremos charlar contigo personalmente sobre uno de tus últimos proyectos, titulado “Araña”. ¿Puedes adelantarnos algo de lo que veremos en La Eriza?

 
Antes de muros, arcos y pilares, la luz y su oscuridad era lo que separaba y unía espacios y quizás fue la musa y prisionera originaria de la arquitectura. «Araña» es una intervención lumínica especialmente creada para La Eriza que propone materializar y encarcelar los dibujos lumínicos que crean las distintas fuentes de luz del taller, enfocando en las dos grandes arañas que protagonizan el  espacio. Mediante la fotografía, las siluetas, los reflejos y los soportes opacos exploro cómo detener ese flujo de luz artificial en el espacio, e investigo la arquitectura como la ciencia de la luz.
 
entrevista a yuri tuma
 

Leave a Reply